21.7.17

LA LEY DE ARQUITECTURA QUE SE QUIERE IMPONER.

Querido compañero, querida compañera.

Es posible que no lo sepas.
Recientemente se ha aprobado por el Parlamento de Cataluña una Ley de la Arquitectura.
Esta Ley se presenta como un esfuerzo para promover la calidad arquitectónica, algo que es siempre bueno. Si bien la definición que se hace en la Ley de lo que es esa calidad es genérica, subjetiva, superficial.
http://www.arquitectes.cat/es/system/files/users/127/ley_arquitectura_traduccioncoac.pdf

Pero la Ley guarda en su articulado algunas determinaciones que nos parecen graves:
-       - Todos los concursos públicos de proyectos serán restringidos, por invitación a cargo de un Jurado de Expertos. Se eliminan los concursos abiertos y anónimos en los encargos públicos.
-       - La presencia de los Colegios de Arquitectos en los Jurados será determinante.
-       - Cada municipio podrá dotarse de un Comité de Expertos en Calidad Arquitectónica con capacidad para emitir informes vinculantes – positivos o denegatorios - en el trámite de licencia.
Se configura así un marco que rige los encargos públicos y también los privados de forma altamente restrictiva.

Es este marco el que el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España valora positivamente. Y no es para extrañarse: ya propuso el CSCAE en sus Alegaciones a la Ley de Contratos del Sector Público que todos los concursos públicos de proyectos de arquitectura fueran restringidos.
La Ley catalana afecta a todos los arquitectos que pretendan ejercer su profesión en esa Comunidad, residan donde residan.

Pero  eso no es lo más preocupante.
El CSCAE viene trabajando a favor de la promulgación de una Ley estatal de Arquitectura. Según ha explicado su Presidente, D. Jordi Ludevid, se reúne a ese fin con el Ministerio de Fomento.
Hay que suponer que su objetivo es conseguir una Ley similar a la catalana.
En cualquier caso, no sabemos nada. El contenido de esas conversaciones es secreto.
Si lo consiguiera, muy pocos podrían acceder a los encargos públicos. Solo aquellos seleccionados por un Jurado; in extremis, solo los seleccionados por los Colegios de Arquitectos.

¿Ese es el modelo que queremos los arquitectos de España?
Puede que sí, o que no. Pero no hay intención de preguntárnoslo.
PROCOAM pretende que el secretismo en relación con este asunto se termine.
Todos los arquitectos tenemos que estar informados, que poder opinar y decidir. Tenemos órganos colegiales: Juntas de Gobierno, Juntas de Representantes, Juntas Generales. El Consejo tiene una Asamblea en la que participan representaciones de todos los Colegios.
Un cambio tan profundo no puede decidirse por cuatro. Lo que es de todos no puede quedar en manos de unos pocos.


1 comentario: